HACE 100 AÑOS

Domenico Bristot quedó cautivado por el exótico encanto de los cafés y la alquimia de sus aromas lograda por medio de su talento en la preparación de mezclas únicas. Fue así, al pie de los Dolomitas Italianas, que en 1919 se estableció la planta de tostado Bristot en las afueras de Belluno.

Su espíritu emprendedor lo llevó a ser uno de los primeros tostadores de café en darse cuenta del gran potencial de desarrollar la máquina de café expreso, la cual experimentó de un éxito creciente en bares y restaurantes desde principios del siglo XX en adelante.

Investigador, creativo y nunca satisfecho, Domenico continuó con sus experimentos y ensayos técnicos con nuevas máquinas, colaborando estrechamente con inventores y fabricantes de la época, con el único objetivo de encontrar las mejores mezclas de alta calidad para estos nuevos sistemas de extracción.

Durante 100 años, la creatividad e investigación italiana son parte intrínseca del ADN de Bristot, transmitido hasta nuestros días gracias a la experiencia y la capacidad de todos aquellos que trabajan diariamente para hacer de la Empresa lo que hoy es. ¡Estas son las personas que realmente marcan la diferencia!

Es gracias a Ellos que Bristot es una empresa con visión de futuro, reconocida y apreciada por su excelente calidad. Nuestra marca se encuentra entre los mejores 10 proveedores de la industria HORECA en Italia y presente en más de 65 países como preveedor del Mercado Profesional del café.

NUESTRO CAFÉ

Nuestro objetivo es llevar al mundo el mejor café espresso. Para aquello nuestros Compradores visitan regularmente cafetales en Centro y Sur América, África y Asia para seleccionar granos de la más alta calidad, para luego permitir que nuestros Maestros Tostadores logren el equilibrio y más exquisito sabor en sus mezclas a través de un cuidadoso manejo de curvas de tostado.